Centro de Investigaciones
Sociales Interdisciplinarias A.C.
Correo:
Password:

Recordarme
¿Olvidaste tu contraseña?

México, D.F., domingo, 13 de julio de 2014 / 07:52 hrs. Quiénes somos | Buzón
Buscar Frase exacta 
 
  CONTENIDO

Accion Social

REFORMA HACENDARIA, ASIGNATURA PENDIENTE PARA EL DESARROLLO NACIONAL
CISI / 2 MAYO 2007

En diciembre de 2003, con el voto de los diputados del Partido Acción Nacional (PAN) y algunos diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados aprobó una iniciativa en materia fiscal, cuyo punto más importante y controvertido era el impuesto de enajenación e importación del 8 por ciento a medicinas y alimentos. No obstante, el ordenamiento jurídico no consiguió la mayoría cuando fue presentada ante el pleno de la misma Cámara. El resultado fue 234 votos a favor de los dictámenes y 251 en contra, con lo que quedó demostrado el rechazo a la modernización del sistema fiscal y la incapacidad del gobierno para venderla a la opinión pública desde un principio y para cabildearla entre los diputados; también representó un serio golpe a las posibles reformas estructurales del sexenio de Fox.

Además de nunca alcanzar la presidencia del PRI, el gran fracaso político de la maestra Elba Esther Gordillo fue precisamente no lograr la aprobación de la Reforma Fiscal en 2003. Nadie duda del poder de la profesora, líder del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE). Lo mismo se alió con Salinas, que con Zedillo, con Fox y ahora con Felipe Calderón. Conocedora de los tiempos políticos, ha sabido con quien formar alianzas y, sabido por todos, la actual Presidencia de la República le debe en parte su status quo a Gordillo y a sus centros de poder. Pactar abiertamente con la posición la han hecho la mujer más poderosa de México.

Años después, la revancha de Gordillo representa su bien más preciado. Se planteó alejar a Madrazo de la Presidencia y lo logró; hizo un pacto para apuntalar la candidatura de Felipe Calderón y hoy el panista es primer mandatario. Por eso es que en el gabinete actual Gordillo tiene posiciones clave y en los primeros meses de este sexenio, orgullosa pregona su mayor triunfo: la ley del ISSSTE. Ahora la profesora tiene en la mira la aprobación de la Reforma Fiscal, para reivindicarse de aquella triste derrota parlamentaria que además sirvió para despojarla de la coordinación de la bancada priísta en la Cámara de Diputados. Teniendo semejante promotora, además de otros factores, al parecer esta reforma pronto verá la luz.

Más allá de un propósito personal de la maestra, la reforma fiscal es, desde hace sexenios, una asignatura pendiente para catapultar el desarrollo económico nacional. Sin embargo, por lo impopular que significa el incremento de impuestos, así como ampliar la base tributaria, amén de la consolidada pluralidad democrática, esta reforma no ha conocido terreno fértil para prosperar. Si la reforma fiscal con el presidente Ernesto Zedillo era “necesaria” y con Vicente Fox, “urgente”, con Felipe Calderón "es impostergable", tal como lo señaló José Ángel Gurría, titular de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

A todo esto, ¿qué es La Reforma Fiscal? Es un conjunto de modificaciones a las diferentes leyes fiscales, aunque algunos prefieren llamarle reforma hacendaría, entre ellos el gobierno federal, porque no se trata solamente de impulsar cambios legislativos en el terreno tributario, sino también en la forma en que el gobierno gasta los impuestos. Según la postura de los diferentes partidos políticos, el gobierno federal e instancias especializadas, entre sus aspectos básicos destaca la ampliación de la base de contribuyentes, instrumentar normas fiscales que tengan permanencia versus la miscelánea fiscal y ley de ingresos aprobadas con variaciones año con año; crear estímulos a los contribuyentes que cumplen en tiempo y en forma, además de establecer la correcta aplicación y distribución de los recursos provenientes de los impuestos.

REFORMA FISCAL, IMPOSTERGABLE

Entre las naciones miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y algunos países latinoamericanos, México es el país con la más baja recaudación fiscal que representa el 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Además, las finanzas públicas dependen 37 por ciento de los ingresos petroleros y el país continúa con un ejercicio centralizado del gasto y, al mismo tiempo, prosigue con desigualdad social, disparidades regionales, pobreza y escasa inversión en educación, investigación, desarrollo e infraestructura.

Adicionalmente, en el panorama económico mundial, se prevé una desaceleración de la economía de los Estados Unidos, y para México una disminución en los ingresos petroleros, lo que obliga a los actores de la política nacional a privilegiar el interés general sobre sus intereses particulares y aprobar la impostergable reforma fiscal. Por si fuera poco, esta reforma estructural es básica para la configuración del Plan Nacional de Desarrollo 2006-2012 y del Programa Nacional de Financiamiento para el Desarrollo.

Una política fiscal que otorgue al sector público mayores recursos para gastar e invertir, en consecuencia, implicaría un incentivo para la productividad y sería motor de crecimiento del producto interno bruto. A su vez, una mayor productividad puede reducir las obligaciones del gobierno con pagos anticipados, en materia de deuda pública, y disminuir el endeudamiento en el exterior. Los beneficios son evidentes, falta que los actores políticos pasen de las buenas intenciones a los hechos concretos durante el proceso legislativo.

ACTORES POLÍTICOS DE LA REFORMA FISCAL

Gobierno federal, dispuesto al acuerdo con el Legislativo

El debate sobre la reforma fiscal será activado, necesariamente, por el gobierno de la República, pues el Congreso aún espera la iniciativa del Ejecutivo para arrancar la discusión correspondiente. Sin que haya presentado una iniciativa formal, la postura del Ejecutivo es, fundamentalmente, elevar la recaudación, fortalecer el federalismo, la eficiencia en el gasto y reducir la evasión. El punto que generará la polémica es el de los regímenes especiales y beneficios fiscales otorgados a las empresas. El gobierno apuesta a conservarlos, porque de lo contrario, su eliminación desataría “problemas políticos muy serios” y enfrentaría dificultades para llevarlo a cabo, como lo declaró el subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda, Fernando Sánchez Ugarte.

Por lo pronto, el presidente Felipe Calderón llamó a los poderes Legislativo y Ejecutivo a consolidar el diálogo para concretar la reforma fiscal ante los desafíos que enfrentará el país en el futuro. Esto implica, de acuerdo con el mandatario, trabajar en el frente hacendario, por lo que “preparamos y estamos ya dialogando con el Congreso y con los partidos políticos en la búsqueda de una reforma tributaria orientada por la competitividad”. De hecho, el concepto de “Reforma Hacendaria” apenas fue incorporado al discurso del Ejecutivo, pero en realidad es una propuesta que surgió del Congreso y que está contenida como uno de los temas prioritarios en la ley para la Reforma del Estado. Este sería un primer guiño negociador hacia el Poder Legislativo y, de paso, hacia los gobernadores de los estados, que son los creadores originales del concepto de una revisión global a la Hacienda pública, planteado en el seno de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

Partido Acción Nacional, a la espera de la propuesta del Ejecutivo

El gobierno no podrá conseguir nada, en primer término, sin el apoyo de su propio partido; sin embargo, Santiago Creel, coordinador de la bancada del PAN en el Senado y antiguo adversario del presidente Felipe Calderón, no asume como suya la iniciativa del Ejecutivo. Basta con leer entre líneas sus declaraciones sobre la reforma fiscal: “No es que no conozca nada, sí hemos tenido pláticas, pero todavía no tenemos lo que va a constituir la propuesta final y definitiva por parte del gobierno y en esa inteligencia yo no quisiera anticipar alguna idea que quizá finalmente no sea propuesta”.

A todas luces, no existe un acuerdo preestablecido entorno a la iniciativa que está preparando la Secretaría de Hacienda por parte de la bancada panista, máxime cuando las fricciones entre el primer mandatario y su partido persisten y continuarán hasta que quede conformado el Consejo Político Nacional del PAN. El riesgo latente es que este proceso interno en el blanquiazul contamine la labor legislativa de ésta y otras reformas estructurales.

En el caso de los diputados, la cercanía con el primer mandatario es mayor. Jorge Zermeño, panista y presidente de la Cámara, ha demostrado mayor proclividad con la postura del Ejecutivo, así como Héctor Larios, coordinador de los diputados panistas, quien ha dicho que apoyarán cualquier iniciativa de Calderón. En donde definitivamente no hay claridad es en el tema del IVA a alimentos y medicinas, porque mientras el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, dijo que todavía no está decidido, Zermeño coincide en que sin gravar alimentos y medicinas están dadas las condiciones políticas para sacar adelante “una buena reforma hacendaria”, acorde a las necesidades del país. Por su parte, el secretario de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Ricardo Rodríguez Jiménez, dijo que los panistas aún no analizan el tema del IVA, aunque estarían en favor de crear una canasta básica de algunos productos exentos del gravamen. “Hasta ahora el PAN no ha definido una postura en ese sentido. Coincido más con la propuesta o posición que está haciendo el PRI que con la del PRD”, señaló.

Gordillo, por su reivindicación política

Aunque en vías de concretar sus objetivos, siempre actúa con la discreción absoluta, otro actor político fundamental para la reforma fiscal es Elba Esther Gordillo, junto con los centros de poder que le rodean, como el Partido Nueva Alianza (PANAL), el SNTE y aliados de aquí y allá, de éste y otro partido. Una muestra de ello es la reciente reunión que sostuvo el secretario de Hacienda y Crédito Público con la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, la cual se llevó a cabo a propuesta de los integrantes del partido político creado por Gordillo, Nueva Alianza.

En la víspera, los diputados elbistas trataron de impulsar un encuentro con Carstens y aunque en un principio los coordinadores de los diferentes partidos estuvieron en contra, pues se pretendía la creación de una “comisión plural” que impulsara los trabajos de la Comisión de Hacienda, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó convocar al secretario de Hacienda a una reunión con la Junta de Coordinación Política, “con el fin de exponer la necesidad de urgencia de llegar a definiciones concretas en materia de una reforma hacendaria”.

De este modo, la maestra, con una estrategia tan discreta como la que siguió entorno a la reforma del ISSSTE, pretende alcanzar el objetivo que se propuso desde 2003. Con el afán de trascender en la historia como la mujer que le dio al país las reformas estructurales, quien desea para su epitafio el denominador de “estadista”, ahora busca, a partir de las alianzas ya establecidas con políticos de todos los colores, participar en la más importante reforma legislativa. Por lo pronto, como si el jefe del Ejecutivo le debiera el cargo, Gordillo tiene puerta abierta directa con secretarios y funcionarios cercanos al presidente, además de los incondicionales elbistas que colocó en lugares clave dentro de la Administración Pública Federal.

Así, además de celebrar su cumpleaños, el 6 de febrero Gordillo selló su alianza con el presidente Calderón en Los Pinos. La maestra le ofreció "lealtad" al presidente y le hizo ver el sentido de "urgencia" de que se emprendan cambios en México, entre ellos la reforma fiscal, porque el sistema y las instituciones políticas del país están “exhaustas”. Producto de ese encuentro con Calderón, la lideresa del SNTE consiguió agendar de inmediato entrevistas con autoridades gubernamentales. La primera se efectuó con el secretario de Hacienda, con quien, además de agilizar la asignación de 4 mil 500 millones de pesos que forman parte del fondo de rezonificación salarial, la profesora muy probablemente aprovechó para presentar sus oficios de cabildera a propósito de la reforma fiscal.

Frente Amplio Progresista, combativo en materia fiscal

Pronosticándose como el principal opositor a la alianza político-legislativa que establecería el gobierno federal con el PAN, PRI, Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y PANAL alrededor de la reforma fiscal, el Frente Amplio Progresista, conformado por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), todavía sujeto al programa de Andrés Manuel López Obrador; el Partido del Trabajo, y Convergencia, jugará un papel preponderante. Por lo pronto, un movimiento ha ocurrido a favor y en contra del Frente: consiguió que el gobierno federal y el PAN, en coincidencia con el PRI, comenzaran a desestimar la propuesta de gravar con el IVA alimentos y medicinas. Pero al mismo tiempo, la decisión aún no oficial de mantener la tasa cero, significa la pulverización del discurso lopezobradorcista a favor de las clases menos favorecidas. La estrategia que echó abajo la reforma fiscal en 2003, no tendrá en esta ocasión la misma contundencia.

El Frente elegirá otro flanco de ataque. Adelantándose a la propuesta del Ejecutivo, motivados por la asistencia de una veintena de diputados al foro de la OCDE en París, los seguidores del autoproclamado “presidente legítimo” presentaron su iniciativa que básicamente enarbola la postura histórica del PRD: terminar con los regímenes de excepción. Éste será el punto que provocará la defensa más aguerrida del Frente Amplio Progresista, aunque también propone incrementar la recaudación fiscal sin aplicar más impuestos, eliminar la elusión fiscal y los privilegios de las grandes empresas, derogar el régimen de consolidación fiscal, gravar las ganancias en la Bolsa Mexicana de Valores, eliminar la deducción por la compra de terrenos y de bienes nuevos de activo fijo.

Asimismo, el Frente buscará reformar la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) para acotar las donaciones y establecer reglas de control a las campañas del redondeo; establecer una tasa de 35 por ciento de impuesto a los dividendos o utilidades de las empresas; así como reformar el Código Fiscal de la Federación y la Ley del Servicio de Administración Tributaria para limitar los incentivos presidenciales y permitir que el Congreso de la Unión pueda acceder a la información de los grandes consorcios que evaden el pago de impuestos. Así las cosas, es muy probable un encontronazo entre el Frente y los demás actores políticos, al menos así lo han hecho suponer las declaraciones de Carlos Navarrete y Javier González Garza, coordinadores perredistas en el Senado y la Cámara de Diputados, respectivamente.

Además, el PRD ha condicionado su participación en las negociaciones para la Reforma Fiscal a que se esclarezca e interponga una denuncia penal contra el ex presidente Vicente Fox por las irregularidades de más de 26 mil millones de pesos que detectó la Auditoria Superior de la Federación durante el ejercicio fiscal del 2005. “Se planteará en el Senado de manera formal que no inicie ninguna conversación en materia fiscal, hasta que no haya una explicación satisfactoria sobre las irregularidades cometidas y la presentación de denuncias penales contra los responsables”, sostuvo el vicecoordinador de los senadores del sol azteca, Ricardo Monreal.

PRI, sin asumir costos políticos

El tricolor tiene una postura asumida, en particular contraria al impuesto al valor agregado de alimentos y medicinas, pero no presentará iniciativa como tal, quizá pretendiendo que el costo de la siempre impopular reforma fiscal sea asumido por el gobierno federal. Pero el PRI tampoco desdeña el peso específico que tiene su bancada en el Congreso. Como otras veces, será el fiel de la balanza del debate legislativo, que hará valer su poder, incluso antes de iniciado el debate, imponiendo por ejemplo, su propuesta de una canasta básica con tasa cero en impuesto al consumo. Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa Patrón, tienen, en este sentido, la reforma fiscal en sus manos.

Quizá, al presidente priísta del Senado sólo le preocupa una cosa: su duelo con la maestra Gordillo y en ese combate de egos, posiblemente tenga su propia agenda en torno al la reforma hacendaria. Pero más que posturas personales, las cuestiones electorales sí que podrían fracturar la alianza fáctica entre el PRI y el gobierno federal. La bancada del PRI en la Cámara de Diputados advirtió que si el presidente Felipe Calderón pretende que los legisladores del tricolor respalden una reforma hacendaria, antes “tendrá que cuidar el entorno político” y comprometerse, “por escrito”, a que el gobierno federal y sus funcionarios no intervendrán en las elecciones. En consecuencia, muy probablemente el Ejecutivo presente su iniciativa hasta después del 20 de mayo, fecha de la elección en Yucatán cuya pugna generó la amenaza tricolor.

Organismos financieros, referencia del Poder Legislativo

Por petición directa del presidente de la Comisión de Hacienda del Senado, el Banco de México ha desarrollado documentos de investigación donde detalla que la política fiscal resulta determinante incluso para la formación del portafolio de deuda del gobierno. De acuerdo con el banco central, el aumento en la recaudación tiene una relación directa con el gasto público e inversa al consumo. También opina que un incremento en el Impuesto Sobre la Renta sólo es viable si se da en el contexto de un aumento en la productividad y crecimiento económico. Defiende que sí se puede incrementar la recaudación tributaria con la misma tasa actual de gravámenes, e incluso reduciéndola, siempre y cuando se amplíe la base de contribuyentes. De lo contrario, propiciar un aumento de tasas en los impuestos existentes para la misma base de causantes puede incentivar la elusión y la evasión.

Por su parte, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, a cuyo foro en Paris acudió una veintena de diputados, recomienda la eliminación de los privilegios fiscales en el IVA y al Impuesto Sobre la Renta, así como el combate frontal a la evasión, como ejes principales de la reforma fiscal que necesita México. En el caso del IVA, expone la OCDE, las numerosas exenciones y la gran proporción de bienes y servicios con tasa cero, implican que en la actualidad sólo una parte reducida de la base potencial esté gravada, lo que beneficia a las familias de mayores ingresos del país. De ahí que la recomendación es revisar los regímenes especiales porque la experiencia internacional muestra que mientras más complejo es el marco legal de este gravamen, se genera una mayor carga administrativa y se reduce el cumplimiento de los contribuyentes. Eliminar las exenciones y la tasa cero, agrega, traería consigo ingresos adicionales sustanciales para el erario público y reduciría el alcance de la evasión.

Finalmente, el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato, opina que el gobierno de México debe aprovechar el “marco político” que hizo posible una rápida modificación del régimen pensionario de los trabajadores del sector público para impulsar reformas en el sector energético, ahora controlado por el Estado, y en el sistema tributario. Todo con el fin de que mejore “el entorno para la actividad empresarial”. El Fondo Monetario Internacional coincide en que existe una necesidad de que haya reformas a corto plazo en México para acelerar el potencial de crecimiento.

Estado de la opinión pública, predictamen de la reforma fiscal

La opinión pública, tan tomada en cuenta en la era de la mercadotecnia política, también ha manifestado una postura sobre la reforma fiscal. Seguramente, alguno de los posicionamientos de los diferentes actores, ha sido provocado según la expresión cuantitativa de la opinión pública. De acuerdo con la encuesta nacional realizada por la empresa Consulta Mitofsky, el 58% de la población prefiere pagar más impuestos y recibir más y mejores servicios; el 57% piensa que sí vale la pena pagar impuestos. Sin embargo, existe un gran desacuerdo ante la posibilidad de que se cobre IVA en alimentos (88%), medicinas (89%) y libros (77%), desacuerdo que es mayor en personas de ingresos y escolaridades bajas. En la aritmética de la política, cualquier partido será cauteloso para respetar este predictamen de la opinión pública.

Agentes externos, listos para el lobby legislativo

El vocablo de origen anglosajón lobby se define en castellano como la actividad para ejercer presión, tratar de convencer, intentar neutralizar, modificar e influir en las decisiones de la autoridad pública, llámese una acción ejecutiva o legislativa. Se trata de una práctica ya muy común por parte de empresas y organizaciones de la sociedad civil frente a reformas legislativas que le competen de algún modo. No será la excepción el debate sobre la reforma hacendaria. Por ejemplo, la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) ya anunció que presentará en algunas semanas su propuesta de reforma fiscal, en la que todavía analiza la conveniencia de aplicar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a medicinas y alimentos. La iniciativa privada seguramente espera también la propuesta del Ejecutivo para fijar su posicionamiento. Por su parte, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) expresó su apoyo para una reforma fiscal nacional, ya que ésta “es el instrumento para llevar al país a la solución de esa inequidad social”, de no efectuarla “los políticos están entrampando a la sociedad”. Pronto, más y más actores se sumarán a la conversación nacional que desatará la reforma tributaria.

CLAVES DE LA REFORMA HACENDARIAQUE NECESITA MÉXICO

Propuestas hay muchas, visiones sobre el sistema tributario y políticas de gasto público que México necesita, también. Empero, hay algunos puntos clave en los cuales coincide la mayoría, posibilitando entonces su inclusión en la reforma definitiva. He aquí algunos de los cambios que seguramente presentará la normatividad hacendaria que se aproxima:

· Ampliación de la base de contribuyentes.

· Diversificación de la estructura de los ingresos, a fin de reducir la vulnerabilidad de las finanzas públicas respecto de la volatilidad del precio del petróleo.

· Incremento de la recaudación tributaria con la misma tasa actual de gravámenes, a partir de la ampliación de la base de causantes.

· Transparencia y rendición de cuentas para garantizar el uso eficiente de los recursos y reasignar el gasto público, orientándolo más hacia el desarrollo social y económico y, en particular, a infraestructura.

· Consolidación de bases firmes de la relación entre la federación y las entidades federativas para resolver así el pendiente del federalismo fiscal.

· Impulso de la eficiencia de la administración tributaria.

· Fomento del pago equitativo de los impuestos, además de la reducción de la evasión fiscal.

ESCENARIOS DE LA REFORMA HACENDARIA

Utópico, lo que el interés general desea que pase

· Consenso anticipado alrededor de la iniciativa del Ejecutivo Federal, presentándose como proyecto único de reforma hacendaria.

· Convocatoria a periodo extraordinario de sesiones, entre mayo y agosto.

· Diálogo constructivo entre los diferentes actores.

· Consultas especializadas para el perfeccionamiento técnico de la reforma.

· Foros con la sociedad civil para el fortalecimiento y enriquecimiento de la iniciativa original, coadyuvando en la legitimidad de la reforma.

· En virtud de acuerdos previos, dictamen oportuno en comisiones.

· Aprobación de la reforma fiscal en las dos Cámaras del Congreso.

· Inicio de primer periodo ordinario de sesiones, septiembre.

· Presentación y aprobación temprana de paquete económico 2008, incorporadas las modificaciones que se desprendan de la reforma hacendaria.

· Implementación paulatina de la reforma.

· A largo plazo, reactivación del desarrollo económico.

Catastrófico, lo que pasaría si empeora todo

· Inicio de primer periodo ordinario de sesiones, septiembre.

· Presentación de iniciativa del Ejecutivo que incluye gravamen al consumo de alimentos y medicinas.

· Oposición radical del Frente Amplio Progresista a la propuesta del Ejecutivo.

· Quebrantamiento de la relación del PAN con el Ejecutivo Federal en virtud del proceso de conformación del Consejo Nacional Panista; lluvia de declaraciones que enrarecen el debate en el Congreso.

· Deterioro mayor de las relaciones políticas de Manlio Fabio y Elba Esther Gordillo.

· Intromisión de operadores políticos de Calderón en procesos electorales locales, provocando desazón del PRI y su retiro del diálogo en el Legislativo.

· Presentación emergente de una iniciativa diferente por parte del Partido Revolucionario Institucional, derivado de encono postelectoral en Yucatán.

· Dictamen sin mayoría en comisiones, iniciativa no llevada al pleno.

· Retraso en la discusión y la aprobación del paquete económico 2008.

· Disminución de ingresos petroleros y desaceleración de la economía.

· Insuficiencia presupuestaria frente al gasto corriente del gobierno federal.

· Postergación del desarrollo económico nacional.

Tendencial, las cosas siguen tal como están

· Inicio de primer periodo ordinario de sesiones, septiembre.

· Postergación indefinida de presentación de iniciativa de reforma hacendaria del Ejecutivo.

· Presentación de paquete económico de 2008, septiembre.

· Dictamen en comisiones de paquete económico, incorporación en la miscelánea fiscal, de ordenamientos perecederos.

· Aprobación en lo general y particular de paquete económico en el Congreso.

· Reforma hacendaria, asignatura pendiente para el desarrollo nacional.

Factible, lo que probablemente ocurrirá

· Presentación de la iniciativa de reforma hacendaria por parte del Ejecutivo en septiembre, junto con el paquete económico de 2008, sin incluir el gravamen al consumo de alimentos y medicinas.

· Análisis comparativo en comisiones legislativas de dos proyectos de reforma fiscal: la del Frente Amplio Progresista y la del Ejecutivo Federal.

· Convergencia de visiones entre el Ejecutivo Federal, Partido Nueva Alianza e Iniciativa Privada. Grabar algunos alimentos y dejar una canasta básica libre de impuesto al consumo.

· Acuerdo institucional entre el Ejecutivo y el PRI.

· El punto que causará rispidez entre los partidos políticos será el tema de los privilegios fiscales de las grandes empresas. El Ejecutivo no considera eliminarlos, mientras que la posición del PRD es terminar con los regímenes de excepción, gravar las utilidades empresariales y las operaciones bursátiles.

· Dictamen a profundidad, con probables cambios a la propuesta del Ejecutivo, sin que el gobierno federal se inconforme en lo fundamental.

· Ante la negativa del la alianza político-electoral PRI-PAN-PVEM-PANAL de eliminar los regímenes de excepción, PRD-PT-Convergencia votará en contra de la iniciativa del Ejecutivo, aún así será aprobada por mayoría en la Cámara de diputados y después en la de Senadores, con algunos ajustes.

· Aprobación posterior del paquete fiscal, incorporadas las reformas aprobadas, y posiblemente algunas propuestas en carácter perecedero del Frente Amplio Progresista.

· Implementación de la reforma hacendaria

· Estabilidad económica sostenida, en el corto y mediano plazo.

· En el largo plazo, desarrollo económico moderado.

RUTA DE LA REFORMA FISCAL

Como cualquier otro proceso legislativo, la reforma fiscal pasará de la presentación, al dictamen en comisiones, para finalmente ser votada en el pleno. La de Diputados será la cámara de origen, y de ahí pasará al Senado de la República. Si es aprobada en la cámara revisora, el Ejecutivo tendrá como facultad el decreto y publicación de las normas aprobadas. A diferencia de 2003, como han coincidido PRD, PRI y PAN, en voz de sus legisladores, Carlos Navarrete, Emilio Gamboa y Santiago Creel, respectivamente, la iniciativa presidencial no incluirá el IVA generalizado a alimentos y medicinas, lo que permitirá un tránsito natural del proyecto de acuerdo con el siguiente diagrama:

Y es que aunque el presidente Calderón ha dicho que la reforma fiscal "fallida", que planteaba el delicado tema del IVA en alimentos y medicinas, le hubiera dado a la federación una ganancia neta de más o menos un punto del PIB, descontando participaciones", lo cierto es que la reforma del ISSSTE permitió que la federación este ahorrando 26 puntos porcentuales del PIB, lo que significa que México logró abrirse espacio que le da viabilidad financiera. Entonces, el IVA ya no es imprescindible para el Ejecutivo como lo fue en 2003.

Precisamente la Ley del ISSSTE es uno de los indicadores alentadores para que, después del diálogo constructivo de diferentes propuestas, sea aprobada una reforma hacendaria integral duradera. Con la citada Ley sobre las pensiones de los trabajadores del Estado, el gobierno y el Congreso buscarán aprovechar el momentum creado para continuar con la agenda de cambios estructurales. No es la primera vez que una iniciativa logra el consenso de los diferentes actores políticos. Se recuerda, por ejemplo, la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, un triunfo ciudadano y político en el sexenio de Vicente Fox.

El tema fiscal es definitivamente más complicado, pero si la Ley de Ingresos para 2007 fue aprobada por unanimidad el 21 de diciembre de 2006, así como el acuerdo en la Comisión de Economía de la Cámara de Diputados aprobó el dictamen a la iniciativa de Ley de Impuestos Generales de Importación y de Exportación, que regula el comercio exterior de México y los aranceles, entonces la reforma fiscal sería aprobada tal como se comprometieron los ocho coordinadores parlamentarios y así para tener un impacto, primero en el próximo paquete económico y después en el desarrollo económico nacional.



Perspectiva Diaria
courses: .fr.tw.cn.ru
© CISI - Centro de Investigaciones Sociales Interdisciplinarias A.C.
Av. Revolución No. 1448 Col. Guadalupe Inn. Tels. 56614309, 56610990